Liposucción y Lipoescultura

La lipoescultura es la eliminación de grasa mediante aspirado a través de pequeñas incisiones, dejando mínimas señales.

Además de aspirar grasa, se remodela la región anatómica a aspirar.

Se realiza en un hospital y, en función de la cantidad de la grasa acumulada, se puede intervenir con anestesia local o epidural, con una duración de dos a cuatro horas.

Antes de aspirar la grasa se introduce un suero que disuelve la grasa y anestesia la zona (técnica tumescente). Tras la intervención se coloca una faja durante 30 o 40 días para conseguir que la piel que se ha quedado libre de grasa de remodele y consigamos el efecto de lipoescultura.

En algunos casos con mala calidad de piel, estrías, “hoyos” y celulitis es necesario un tratamiento posterior reafirmante láser.

El postoperatorio se presenta con un dolor similar a las agujetas deurante siete a diez días por regla general, aunque puede variar en función de la sensibilidad individual de cada paciente.

La grasa lipoaspirada no vuelve a salir nunca, pero si no se cuida puede engordar en otras zonas, ya que el cuerpo almacena la grasa donde le es posible.

La lipoescultura da unos resultados magníficos cuando se trata de grasa localizada; en obesidades y exceso de piel sobrante la liposucción no es el tratamiento más correcto.